Desde Asturias con amor

Desde Asturias con amor...

jueves, 24 de noviembre de 2016

Cómo llegar a Egipto: vuelos y trámites de visado

Hoy vengo a contar el viajazo a Egipto del que acabamos de volver mi compañera Vanesa y yo.
En principio fuimos para hacer un viaje de prospección (ya sabéis, ir a ver hoteles, barcos, guías...) pero ya que estábamos allí, no podíamos desaprovechar la ocasión de conocer el mundo de los faraones. Al final, dormimos más bien poco jejej, pero mereció la pena.

Como yo me enrollo mucho, voy a dedicar esta entrada sólamente a la parte "cómo llegar" hasta el país, comentando todo lo relacionado con los vuelos y el visado, y en otra ocasión, contaré cómo funciona el circuito y el país en general, para que esto no se os haga eterno.

Nuestro viaje empezó el día 6 de Noviembre, y tras un pesado viaje en tren Alvia desde Asturias a Chamartín, y coger el cercanías a la T4 (que por cierto, cuando haces un viaje de larga distancia con Renfe, si necesitas combinarlo con un trayecto del Renfe cercanías, el billete de éste último sale gratis*!).

*más información en Renfe Combinados.

También tuvimos que coger el autobusito gratuito del aeropuerto de Barajas desde la T4 hasta la T1, ya que volábamos con Egyptair (la aerolínea de bandera egipcia), y esta aerolínea opera desde la terminal número 1 de Madrid.

Bueno, el caso es que finalmente, como nosotras empezábamos nuestro viaje en Luxor, aunque teníamos una escala en el Cairo, facturamos el equipaje directamente hasta Luxor y subimos al avión con destino Cairo.

No puedo dejar de decir que aunque no fue ni mucho menos el primer avión al que me subía, este me llamó bastante la atención, por dos motivos: 

1. Al entrar, hay una cajita pegada a la pared, de terciopelo, y no sabemos qué hay dentro. Creemos intuir que puede ser el corán, o alguna parte del corán, pero no lo sabemos a ciencia cierta. 
En todos los vuelos que cogimos con Egyptair, había una cajita, cada vez de un color distinto.

Cajita a la entrada de un avión de Egyptair www.bidtravel.es

2. Por otro lado, también nos llamó mucho la atención, que antes de poner el típico vídeo de seguridad en el que te dicen que hay que abrocharse el cinturón y todas esas cosas que dicen siempre, ponen otro vídeo en el que sale de fondo una mezquita y van apareciendo unas frases en árabe, a la vez que por el audio se oye una voz masculina MUY siniestra, leyendo lo que pone en la pantalla.
Conseguí grabar unos segundos antes de que el azafato me dijera que tenía que guardar el teléfono. Es poco tiempo, pero lo suficiente para darse cuenta del mal rollo que da esa voz.

video

Cuando ya estábamos llegando al fin del vuelo, los azafatos nos pasaron un papelito que hay que rellenar para poder entrar al país. Es muy fácil, pero viene en árabe e inglés, así que aquí debajo, ponemos  la "Guía de cómo rellenar correctamente el papelito de inmigración en Egipto", para los que no se manejen con ninguno de estos dos idiomas.

Antes de nada OJO: hay que coger el que tiene el borde anaranjado, NO el verde. El verde es para los ciudadanos egipcios, y el anaranjado es para el resto.

papelito inmigración Egipto con explicación www.bidtravel.es

Hay que rellenarlo con letras MAYÚSCULAS, así que debería quedar así (obviamente, cambiando los datos para cada persona):
papelito inmigración Egipto relleno completo www.bidtravel.es


Y recordad que hay que guardarlo junto con el pasaporte.

Por fin, llegamos al aeropuerto de el Cairo. Los vuelos desde España (tenemos vuelos directos con Egyptair tanto desde Madrid como desde Barcelona) suelen llegar a la terminal 3, que es la parte más moderna del aeropuerto.

Como ya conté anteriormente, nosotras volábamos como destino final a Luxor, así que aunque no teníamos que preocuparnos del equipaje, que se iba él solito hasta nuestro punto final, sí que nos teníamos que parar a hacer el visado.

Para los que tengan miedo a tener que hacer el visado directamente a la llegada: no hay cosa más sencilla. (Si fuese muy complicado, habría gente que se quedaría a vivir en el aeropuerto para siempre).

Normalmente, a nuestros viajeros les está esperando un representante nuestro para acompañarles a hacer el visado, pero si no viajan con nosotros (mala decisión, somos los más baratos y los que mejores viajes organizamos 😎😎), o ese día por cualquier casual, el representante no ha podido ir, no hay ningún problema.

Según uno se baja del avión, cuando llega a la terminal (OJO, no salir del aeropuerto*), hay una ventanilla que pone "BANK". Ahí les damos aproximadamente 23€ (digo aproximadamente, porque depende de cómo esté el cambio euro-dólar en esa fecha. La cifra concreta son 25 dólares), y ellos nos entregan esta pegatina:

*Para quien tiene como destino final Cairo, tiene que hacer el visado antes de ir a recoger el equipaje. Que nadie se despiste, y vaya a por las maletas. Lo primero de todo el visado, y luego lo demás.

pegatina del visado a Egipto www.bidtravel.es

IMPORTANTE: No admiten pago con tarjeta, ni en monedas que no sean de libras egipcias. Sólo admiten billetes de euros, billetes de dólares, o libras egipcias (las libras las admiten en billete y en monedas).

MÁS IMPORTANTE AÚN: No peguéis vosotros mismos la pegatina en el pasaporte, dejad que os la pegue la persona de inmigración. No es la primera vez que a alguien le dicen que está mal pegada y le hacen dar la vuelta a comprar otra pegatina. 
Si lo pegan ellos, nos ahorramos problemas.

Habrá alguien que preguntará: pero si no admiten monedas de euros... ¿Cómo les pagamos 23€, si no hay billetes de 3?
Pues muy fácil: nosotros les damos 25, o 30... y ellos nos dan la vuelta en libras egipcias. Aplican el cambio tal cual está en ese momento.

Por favor, que NADIE cambie a dólares. El euro es una moneda muy fuerte, y no tiene sentido cambiar a otra moneda, a no ser que sea la moneda local, es decir, la libra egipcia.
Tampoco recomiendo llevar el dinero cambiado desde aquí a libras egipcias, aquí nos van a cobrar mucha comisión por ello y no compensa.
Pero el tema del dinero, lo dejo para la próxima entrada en el blog, que hoy ya he escrito bastante y parece esto un testamento.

¡Hasta la proxima!